MEDIDAS Y MAGNITUDES



Una magnitud es cualquier propiedad que se puede medir numéricamente.

Medir es comparar una magnitud con otra que llamamos unidad. La medida es el número de veces que la magnitud contiene a la unidad. Si queremos medir la longitud, por ejemplo, de una carretera o autopista, primero debemos escoger la unidad precisa, en este caso la más apropiada sería el kilómetro.

En el pasado cada país y en algunos casos cada región seguían unidades de medidas diferentes, esta diversidad dificultó las relaciones comerciales entre los pueblos. Para acabar con esas dificultades en 1791 la Academia de Ciencias de París propuso el Sistema Métrico Decimal. En 1960 se añadieron otras unidades fundamentales y fue sustituido por el actual Sistema Internacional de Unidades.

Progresivamente fue adoptado por todos los países, a excepción de los de habla inglesa, que se rigen por el Sistema Inglés o Sistema Imperial Británico. En España su empleo es oficial desde 1849, aunque sobre todo en el ámbito agrario ha coexistido con las medidas tradicionales.


El Sistema Métrico Decimal, pues, es un sistema de unidades en el cual los múltiplos y submúltiplos de una unidad de medida están relacionadas entre sí por múltiplos o submúltiplos de 10.

El SMD lo utilizamos en la medida de las siguientes magnitudes: Longitud, Capacidad, Superficie, Volumen y Masa.

Las unidades de tiempo no son del Sistema Métrico Decimal, ya que están relacionadas entre sí por múltiplos o submúltiplos de 60.

El tiempo es una magnitud del Sistema Sexagesimal.


En este apartado profundizaremos en estas cinco magnitudes: